Los Cinco: la batalla continúa

Publicado en por UCI

La decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de no revisar el caso de los cinco héroes prisioneros injustamente en cárceles norteamericanas, es una nueva muestra de la doble moral de un sistema judicial manipulado por intereses y coacciones políticas. "Hoy es un día de vergüenza y de rabia, de vergüenza para los que creen que puede existir justicia en el sistema judicial norteamericano y de rabia para muchas personas en todo el mundo que le pidieron al Tribunal Supremo de Estados Unidos algo muy sencillo, y es que aceptase revisar el caso de los cinco compañeros." Dijo el pasado 15 de junio el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular. La Corte Suprema fue sorda y ciega ante el reclamo del mundo, a pesar de argumentos muy sólidos esgrimidos por los abogados de la defensa, de una cifra sin precedentes de documentos de “amigos de la Corte”, entre ellos, de 10 premios Nobel, centenares de parlamentarios y numerosas organizaciones de juristas internacionales y norteamericanos y de destacadas personalidades políticas y académicas, Una vez más se manifiesta la arbitrariedad de un sistema hipócrita y su cruel ensañamiento con Cinco cubanos, contra quienes se ha vertido todo el odio hacia una isla y un pueblo que no ha claudicado en 50 años y no ha cejado en sus sueños de construir una sociedad más digna y feliz. Pero la respuesta No se ha hecho esperar. La batalla continúa, dicen los cubanos y las personas de bien del mundo. Frente a la Casa Blanca, organizaciones amigas desfilaron reclamando que se haga justicia. El Comité Internacional de solidaridad con los cinco emitió una declaración en rechazo a la decisión del órgano jurídico. Una coalición de cubanos radicados en Miami también se pronunció al respecto. El fallo del máximo tribunal del país significó "un duro revés" para la justicia y ratificó que "este es, y siempre ha sido, un caso político", dijeron en una conferencia de prensa los representantes de la Alianza Martiana. A ellos se unieron la Brigada Antonio Maceo, la Alianza de Trabajadores de la Comunidad Cubana, la Asociación José Martí y el Círculo Bolivariano de Miami que está formado por latinoamericanos. En lugares lejanos y cercanos del orbe, manos y corazones solidarios batallan con múltiples iniciativas: Las páginas de Internet traen noticias sobre declaraciones de personalidades y agrupaciones del planeta…Venezuela, Rusia, Nueva Zelanda, Brasil, España, Francia, Grecia, han devenido por estos días escenarios de la solidaridad. Mítines, cartas al Gobierno norteamericano, marchas son entre otras las ideas que dan fe de una movilización mundial. Gerardo Hernández había advertido previamente que la última palabra la tendríamos nosotros: los hombres y mujeres del mundo que confiamos en un futuro mejor. Y así será. Ahora es el momento de reforzar las acciones, sin dejar ni un solo espacio por cubrir ni una sola puerta por tocar, señala la declaración de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Los jóvenes, los artistas y escritores, los cederistas, federadas y campesinos, pueblo todo, protagoniza la batalla junto a los hermanos del mundo. Y ellos mismos, los cinco, encabezan la lucha, dándonos una vez más pruebas de estoicismo, voluntad y fe. René González acaba de enviar un mensaje: “Somos cinco soldados, ocupantes conscientes y orgullosos de una trinchera, que hemos escogido levantarnos por algo antes que caer por nada, espejo vivo de la moral de un pueblo en que el enemigo ve reflejados, lleno de impotencia y rabia, su falta de valores, su pobreza de espíritu, la fragilidad de su autoimagen y todas sus miserias. Somos cinco revolucionarios cubanos a los que no podrán doblegar jamás, y habrán de vivir cada día la humillación de ser incapaces de entender el porqué”. Ante la infame decisión Gerardo Hernández Nordelo declaró: “Basado en la experiencia que hemos tenido, no me sorprende la decisión de la Corte Suprema. No tengo ninguna confianza en el sistema de justicia de los Estados Unidos. Ya no queda ninguna duda de que nuestro caso ha sido desde el principio un caso político porque no solo teníamos todos los argumentos legales necesarios para que la Corte lo revise, sino que contamos con el creciente apoyo internacional reflejado en los Amicus presentados a la Corte en nuestro favor. Reitero lo que dije hace un año atrás, el 4 de junio de 2008, que mientras quede una persona luchando fuera, nosotros seguiremos resistiendo hasta que se haga justicia”. Bajo esa premisa, los cubanos y todos los que apuestan por un mundo de paz y amor, seguiremos con las frentes altas, enarbolando, como armas, la fuerza de nuestras verdades y de nuestras ideas. Fuente Dalia Reyes Perera, CMHW
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post